madre por ovodonación

Ser madre por ovodonación: cómo me influye la epigenética

Una madre por ovodonación es aquella que ha optado por el tratamiento de reproducción asistida, el cual implica recibir una donación de óvulos. Esta alternativa generalmente es el último recurso que utilizan las personas, debido a que implica renunciar a la herencia genética de la madre.

Las madres por ovodonación reciben un óvulo proveniente de una donante anónima, el cual será fecundado con los espermatozoides del padre. Esto genera mucha preocupación, temor, dudas e incluso rechazo en muchas mujeres.

Para toda futura madre representa un punto álgido, el saber que su hijo no contará con su dotación genética. Este es uno de los aspectos más resaltantes de la ovodonación genética madre.

Por lo antes expuesto, un alto porcentaje de las parejas deciden optar por la alternativa de mamá por ovodonación, después de haber intentado varias veces otros tratamientos de fecundación in vitro (FIV).

¿De qué trata la epigenética en ovodonación?

La epigenética trata de los cambios o modificaciones que se presentan en las diversas características de naturaleza genética, de acuerdo al ambiente en el que se desarrolla y crece el individuo.

Cuando hablamos de la epigenética ovodonación nos referimos a la influencia que tiene el ambiente en el que el feto se desarrolla, sobre este.

Todas las células que pertenecen a un organismo poseen la misma carga genética, pero no toda la información que estas poseen se manifiesta. Solo se manifestará la información que sea requerida por el organismo, aquella que se vea afectada por el entorno en el que se desarrolla.

En otras palabras, la combinación de epigenética y ovodonación señala que el ambiente en el que el bebé crezca, y la influencia que tenga su familia sobre él, provocarán que el niño desarrolle características que lo harán parecido a sus progenitores.

Estos efectos de la ovodonación y epigenética se suceden desde que el feto comienza a crecer y a evolucionar en el vientre de la madre. Es así como los hábitos y el estilo de vida de la futura mamá, influirán en las expresiones que su hijo desarrolle.

En otras palabras, la genética ya está determinada previamente, pero la epigenética puede sufrir cambios con el tiempo. Por lo que llega a ser muy común que se presenten casos de ovodonación parecido madre. Las mujeres que han concebido por medio de la donación de óvulos, identifican y detectan parecidos considerables con sus descendientes.

madre por ovodonación

¿Qué hereda el bebé de la madre gestante?

La epigenética constituye un elemento clave y fundamental en el desarrollo de toda persona.

Un claro ejemplo de esto lo representan las enfermedades que poseen cierta cantidad de carga genética, como la diabetes. Pero la epigenética puede influir positivamente sobre esta afección, evitando que el pequeño la padezca, si el niño cuenta con una alimentación adecuada. Esto puede ocurrir, incluso si el bebé nació por medio de la ovodonación.

Por otro lado, también influye en la conducta, ya que de manera natural el niño asimilará formas de expresión y gestos, de las personas con las cuales convive. Y esto no está determinado por la genética.

Son precisamente estos aspectos los que permiten que se identifiquen similitudes de carácter entre los individuos, más que parecidos físicos.

Son varios los estudios que se han llevado a cabo, para analizar el vínculo entre la ovodonación y los parecidos del niño con la progenitora. Los resultados obtenidos demuestran que la madre gestante se comunica con el embrión, a pesar de que la carga genética es diferente.

Esto permite que se produzcan modificaciones en el genoma del feto, gracias al intercambio que se produce entre el embrión y el endometrio de la madre. Es de esta forma que la madre imprime su huella sobre su bebé, desde el día uno de la gestación. A esto se añade la influencia del ambiente en el que crecerá el niño, que también suma puntos para la ovodonación parecidos físicos.

En un tratamiento de ovodonación la genética de la donante se encuentra presente, pero por medio de la epigenética el niño podrá heredar las características y los rasgos de la madre gestante.

Diversos estudios señalan que el estrés, los hábitos de vida de la futura madre, su alimentación, los cambios hormonales y la posible exposición a agentes negativos, afectan la expresión genética del feto.

La madre no solo creará vínculos afectivos con el niño que se desarrolla en su interior, también creará lazos de carácter biológicos que vienen determinados por la epigenética rasgos físicos.

madre por ovodonación

¿De cuál de nuestros progenitores tenemos más carga genética?

Un bebé procreado por medio del mecanismo estándar, suele heredar la mitad de su carga genética de cada uno de sus padres.

Pero en el caso de una donación de óvulos, esta distribución genética varía un poco, debido a que existen por así decirlo, tres fuentes de herencia genética. Es por ello que suele ser muy común la interrogante: ¿de cuál de nuestros progenitores tenemos más carga genética?

Las mujeres que optan por la ovodonación pueden preguntarse cómo puede su hijo parecerse a ellas, o heredar algo de ellas si no recibirán su genética. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los especialistas médicos usualmente intentan encontrar donantes que tengan el mayor parecido físico con la madre. Esto lo logran teniendo en cuenta criterios como la raza, el color de ojos, el grupo sanguíneo, tipo de cabello y color, complexión, entre otros.

Adicionalmente, como ya se comentó, la epigenética también tiene que ver con lo que la madre receptora le transmite a su hijo mientras está en el vientre, y mientras lo cría.

Por lo tanto, el niño heredará la mitad de su carga genética del padre, y la otra mitad de la madre biológica y madre genética madre gestante.

Si bien es cierto que la carga genética transmitida por la futura madre es menor en proporción comparada con la del padre, esta también influirá en los rasgos de su hijo. Todo esto es posible gracias al lazo que se forma entre el endometrio de la madre gestante y el embrión.

Los días previos a que se ejecute la implantación del embrión, la futura mamá genera líquido endometrial, el cual transporta su información genética. Dicha información es transmitida al embrión, que transforma o adapta su desarrollo

×