sangrado de implantación

¿QUÉ ES EL SANGRADO DE IMPLANTACION?

El sangrado de implantación no representa un aspecto de preocupación, por el contrario, suele ser uno de los primeros síntomas del embarazo. Es un sangrado sutil que usualmente sirve como señal de alerta para las mujeres que están tratando de concebir un bebé, y que normalmente se confunde con la menstruación.

En esta publicación te presentamos todos los aspectos que debes conocer acerca de esta señal o síntoma, para que comprendas mucho mejor cómo funciona tu organismo, y para que evites preocuparte sin necesidad.

¿Qué es el sangrado de implantación?

Es un sangrado que puede presentarse durante las primeras semanas del embarazo, debido a que el útero se encuentra considerablemente irrigado y tiene facilidad para sangrar.

Una vez que el embrión está formado, este busca adherirse a la parte o pared interna del útero, y al hacerlo es posible que rompa algunas venas o arterias de tamaño pequeño del endometrio, y de esta forma origina el sangrado.

Es importante acotar que el rompimiento de las venas o arterias es normal, y que no ocurre por causa de algún problema o irregularidad. De hecho, es importante que el embrión se conecte de manera perfecta con el tejido del endometrio, para que pueda obtener los nutrientes durante el proceso de gestación.

Cuando esta conexión genera la ruptura de las venas, se presenta el denominado sangrado de implantación, el cual es ligeramente diferente al sangrado de la menstruación. También debes tener en cuenta que es posible que este sangrado se produzca por causas naturales diferentes al embarazo.

qué es el sangrado de implantación

¿Cuándo se produce el sangrado de implantación?

Normalmente este sangrado se presenta aproximadamente entre los 10 y 14 días posteriores a la concepción. Además, este suele tener lugar cerca a la fecha en la que se debería presentar tu menstruación, pero con menor intensidad.

En algunos casos, las mujeres no experimentan el sangrado de implantación y otras féminas ni siquiera lo notan. Es por ello que puedes no darte cuenta de que estás embarazada, y pensar que la sangre se debe a un periodo menstrual leve. En consecuencia, es posible que se calcule erróneamente la fecha de nacimiento, lo que se puede solventar con una ecografía fetal.

Por otro lado, ante la interrogante de cuál es el tiempo entre sangrado de implantación y positivo, debes saber que lo mejor es esperar un poco a que pase el flujo de sangre, para realizarte un test de embarazo.

Si realizas la prueba de embarazo mientras presentas el sangrado, el resultado no será completamente confiable, debido a que es muy pronto para detectar la presencia de la hormona del embarazo, conocida también como gonadotropina coriónica (hCG).

Durante estos días, lo recomendable es que prestes atención a las señales que emite tu cuerpo para determinar si se trata de un embarazo. Es posible que también presentes náuseas, hipersensibilidad en los pechos, cansancio, fatiga, dolor de cabeza o incremento de la temperatura basal.

Una vez culminado el sangrado, puedes acudir a tu médico y realizarte un examen de embarazo para confirmar tu estado.

¿Cómo saber si se trata del sangrado de implantación o de la menstruación?

Como ya lo mencionamos, ambos sangrados pueden confundirse con facilidad, debido a que las diferencias son leves. Sin embargo, puedes diferenciarlos prestando atención minuciosa a ciertos aspectos que te detallamos a continuación:

  • Color: en el sangrado de implantación la tonalidad presenta mayor oscuridad con inclinación a los marrones, algo que suele ser fácil de visualizar. 
  • Cantidad: en cuanto al flujo, este es mucho menor al que se presenta con la menstruación normalmente. En algunos casos se trata solo de unas pocas gotas o de una mancha pequeña.
  • Densidad: el sangrado de implantación es más diluido o ligero que la menstruación.
  • Duración: el flujo de sangre comúnmente dura entre uno y tres días. Su duración es más breve que la de un período menstrual normal.

Aunque el tiempo en el que se presentan ambos sangrados suele ser uno de los factores que mayor confusión puede generar, con ayuda de los aspectos ya descritos puedes notar la diferencia entre los dos.

Si deseas obtener mayores detalles visuales, puedes recurrir a fotos del sangrado de implantación que de seguro hallarás en algunos sitios web o en libros especializados.

¿Cómo es el sangrado de implantación?

¿Representa algún riesgo para el embarazo?

La respuesta a esta pregunta es “No”.

No se ha identificado ningún tipo de relación entre el sangrado tras la implantación con un embarazo riesgoso o problemático. Por otro lado, es importante acotar que tampoco se puede vincular a este tipo de sangrado con los abortos, ni con otros riesgos para el bebé.

Aunque es cierto que las complicaciones durante la gestación, principalmente los relacionados a los abortos, pueden presentar sangrados, estos son mucho más abundantes, intensos y generalmente producen dolores así como otros síntomas característicos. 

Además, en muchos casos los abortos y los embarazos ectópicos se producen sin sangrado alguno.

De hecho, hay embarazadas que tuvieron sangrado de implantación y continuaron con su embarazo sin ningún tipo de inconvenientes, y además disfrutaron de un parto normal.

¿Qué debes hacer si se presenta este sangrado?

Comúnmente el sangrado de implantación desaparece por sí mismo, sin necesidad de tratamiento alguno. En otras palabras, no debes tomar medidas específicas en lo absoluto. Pero si por alguna razón crees que es necesario consultar con tu ginecólogo, comunícate con este de manera inmediata.

El especialista médico es el único facultado para confirmar si estás experimentando un sangrado relacionado a la implantación del embrión o no. El médico te indicará los pasos que debes tomar y las medidas que debes implementar, en caso de que lo considere necesario.

Otra razón que te debe llevar a comunicarte con tu doctor de cabecera de forma inmediata, es que el sangrado se extienda por más de cuatro o cinco días. También debes dirigirte a un centro médico, si detectas que el fluido de sangre es abundante y además experimentas dolor abdominal intenso.

Incluso si se trata de un sangrado de implantación estándar, el hacerte evaluar por un doctor especialista, te ayudará a comprender mejor el proceso de tu cuerpo y a calmar tus preocupaciones.

×