Cuánto dura la betaespera

¿Qué es la Betaespera y cuánto dura?

Una de las fases más difíciles de un tratamiento de reproducción asistida, es la beta espera FIV. En muchos casos es inevitable que los futuros padres experimenten una mezcla de emociones, mientras esperan los resultados del tratamiento.

¿Qué es la betaespera?

Sea cual sea la alternativa de tratamiento de reproducción asistida que se haya aplicado, la pareja debe pasar por lo que se conoce como la beta espera. Si se optó por la inseminación (IA), la fecundación in vitro (FIV) o la ovodonación, se deben esperar unos 9 a 14 días aproximadamente para realizar la prueba de embarazo. Este lapso de tiempo es lo que se denomina beta espera.

Aunque puede parecer poco tiempo, para los futuros padres la betaespera representa días largos e interminables, durante los cuales las emociones y los sentimientos se alteran y mezclan de manera inevitable.

La carga emocional de la pareja puede resultar agotadora, teniendo en cuenta que se experimenta la ilusión y la esperanza por una beta espera positiva y la llegada de un bebé. Pero al mismo tiempo se pueden sentir ansiosos, estresados, nerviosos e impotentes al enfrentar la posibilidad de un resultado negativo.

El nombre utilizado para identificar este tiempo de espera, se debe a que la hormona que se analiza en la prueba de embarazo se llama “hormona beta- hCG”.

Cuánto dura la betaespera

¿Qué es la hormona beta-hCG?

Su nombre oficial es gonadotropina coriónica humana (hCG). Esta hormona es liberada por el embrión desde su implantación en el útero de la mujer, y posteriormente por la placenta o sincitiotrofoblasto.

La hCG facilita la secreción de progesterona mediante el cuerpo lúteo, lo que permite el desarrollo del feto. Con el crecimiento fetal los niveles de la beta-hCG se incrementan de manera progresiva, luego se mantienen estables hasta llegar aproximadamente a las
10 semanas. En este momento los niveles comienzan a disminuir.

Es debido a esto que se aconseja esperar tras una inseminación hasta el día 15 para evaluar en sangre la beta-hcg. Recordemos que en una inseminación el proceso de unión del óvulo y espermatozoide, el desarrollo de embrión hasta llegar a blastocisto ocurre dentro del cuerpo humano y luego debe ocurrir la implantación y crecimiento del embrión.

Si se hace una FIV el resultado será más rápido debiendo esperar hasta el día 14 para llevar a cabo la prueba de embarazo en orina. Antes de este periodo es posible que los niveles de la hormona no sean los adecuados para que sean detectados por los mecanismos de análisis. Si se analiza la beta-hcg en sangre su detección es posible a los 9 días luego de la transferencia de un embrión en estadío de blasto (día 5 de desarrollo), ya que se transfirió un embrión que ya lleva 5 días evolucionando, la detección de hcg será más rápida que en la inseminación.

De esta forma, se pueden obtener resultados mucho más confiables por medio de la prueba de embarazo, y estar seguros de una betaespera positiva o negativa.

 

Síntomas de la betaespera

Es importante señalar que los síntomas de una betaespera positiva no necesariamente son un indicativo de que se haya logrado la gestación. Por otro lado, estos pueden variar de una mujer a otra, e incluso en algunas ocasiones no se presentan síntomas en lo absoluto.

Posterior a un tratamiento de reproducción asistida, los síntomas beta positiva se vinculan a los efectos generados por la estimulación ovárica, y a la progesterona que se continúa utilizando durante esta fase. En otras palabras, es común que los síntomas de betaespera positiva se
experimenten, indiferentemente de que se haya logrado el embarazo o no.

Entre los síntomas betaespera positiva que pueden experimentar las mujeres
están los siguientes:

● Dolor lumbar parecido al que se experimenta durante la menstruación.
● Punzadas en los ovarios.
● Sangrado ligero o manchado de tono marrón.
● Necesidad de orinar más frecuentemente.
● Flujo vaginal de color amarillo o transparente, que no debe picar ni oler
mal.
● Inflamación a nivel abdominal o pélvico.
● Dolor de cabeza.
● Inflamación de los pechos.
● Náuseas y jaquecas.
● Mal humor o cambios de humor
● Fatiga y sueño.
● Estreñimiento.
● Insomnio o dificultad para dormir.

Otros síntomas en la betaespera con resultado positivo que las mujeres han manifestado experimentar son resequedad en la boca, sentir mucha hambre y sed, dolores estomacales, diarrea, calambres en el útero, gases, sentir la piel caliente pero al medir la temperatura no debe haber fiebre, acné y malestar general.

Cuánto dura la betaespera

¿Qué no se debe hacer en la betaespera?

Una vez que se haya realizado la transferencia de embrión o la inseminación intrauterina, solo queda esperar el tiempo recomendado para realizar la prueba de embarazo y obtener sus resultados.
Teniendo en cuenta que este periodo de espera puede resultar difícil, compartimos algunas recomendaciones acerca de lo que debes evitar en este lapso de tiempo.

● Trata de mantener tu rutina de vida normal. Lo mejor es que se mantengan ocupados y eviten en la medida de lo posible pensar excesivamente en el embarazo.
● Evita hacer un reposo extremo. Lo mejor es continuar con tu trabajo, a menos que este incluya esfuerzos físicos que pongan en riesgo el embarazo.
● No debes crear una obsesión con respecto a los síntomas. Recuerda que hay mujeres que tienen muchos síntomas por el tratamiento y el estado hormonal en el que te encuentras y a veces sin sentir nada particular el embarazo está progresando satisfactoriamente.
● Deben tener presente la posibilidad de que el tratamiento falle. Y en este sentido, se debe ser consciente de esto para poder sobrellevar un resultado negativo. A algunas personas las tranquiliza plantearse un camino o plan B alternativo en caso de que el tratamiento falle.
● En la medida de lo posible, deben evitar estresarse durante la espera. Asimismo, deben hacer todo lo posible por gestionar bien la ansiedad. Como estresarse o sentir ansiedad es frecuente lo que debe tratarse es de incluir actividades recreacionales, ejercicios de relajación y respiración, hacer ejercicio como paseos o caminatas, rodearse de amigos y familia que te hagan sentir bien. Cuando se tengan pensamientos negativos entender que son normales y tratar de contrarrestarlos con algún pensamiento como: “estoy haciendo lo mejor que puedo, cumpliendo las instrucciones y sigo en mi camino para conseguir un bebé sano”.
● Para sobrellevar la betaespera día a día, es esencial que en la pareja se apoyen mutuamente y comprendan los sentimientos y emociones que puede estar experimentando el otro. Entender que cada uno puede experimentarlo de manera distinta y escucharse es muy importante.
● Eviten enfocar todas las conversaciones en el tema del embarazo. Lo mejor es interactuar con familiares y amigos acerca de temas diversos.
● En caso de que lo crean necesario, también se recomienda recurrir a profesionales de la psicología, para manejar el estrés y la ansiedad. Tomando en cuenta estas recomendaciones la espera puede percibirse como un tiempo más corto, y se pueden asimilar mucho mejor los resultados ya sea que se obtenga una FIV beta positiva o negativa.

¿En cuánto tiempo se obtienen los resultados betaespera?

Se debe tener en cuenta que un tratamiento de fecundación in vitro abarca varias etapas.

En la primera fase se realiza la estimulación de la ovulación, que inicia con la menstruación y culmina con la extracción de los óvulos desde el ovario. Esta etapa abarca entre doce y catorce días.
La segunda fase inicia en el laboratorio, al fecundar los óvulos y al dejar que los embriones se desarrollen. La transferencia de embriones puede realizarse entre el segundo y quinto día de desarrollo embrionario. Es durante esta fase que se podría iniciar el embarazo FIV antes de la beta espera.
Al realizar la transferencia de embriones en el quinto día de desarrollo, es decir, de un blasto o blastocisto, se procede a programar la prueba de embarazo entre el noveno y décimo cuarto día posterior a la transferencia. Realizar este test durante la betaespera día 6 post transferencia, por ejemplo no sería correcto, puesto que los niveles de la hCG no serían los adecuados. Esta
última fase es la fase lútea, que abarca desde la ovulación hasta el test de embarazo.

×